Disponer de un buen seguro que respalde la organización de un congreso o convención es prácticamente obligatorio. El valor diferencial es la asistencia ofrecida a los participantes en caso de exisitir acontecimientos no previstos como: modificación de fechas, anulaciones, atención médica, etc. Tener una correcta cobertura para los participantes al congreso o convención puede determinar el ‘savoir-faire’ de un buen organizador, repercutiendo en una imagen positiva para futuras convocatorias.

Estudiamos cada caso, teniendo en cuenta las particularidades concretas, pudiendo asegurar en caso de cancelación del congreso las partidas presupuestarias que consideremos, las necesidades de los asistentes sin importar su procedencia, así como situaciones atípicas que se alejan del alcance de cualquier organizador.

Al mismo tiempo, se trata de una garantía para el organizador del congreso o convención; saber que puede tener un margen de maniobra, en caso de ser necesario, al disponer de una correcta cobertura que ampare las circunstancias que puedan afectar al buen desarrollo del evento.