Normalmente las estancias son de duración breve, una semana como máximo. Los destinos suelen ser cercanos, por regla general, donde es posible que no se requiera de la contratación de un servicio de transporte porque podemos realizarlo con nuestro propio vehículo. Sin embargo, esto no reduce la posibilidad de riesgos que debemos cubrir y/o contemplar.

Principalmente recomendamos disponer de la cobertura para los gastos de anulación, al mismo tiempo estudiar las posibles coberturas que debemos añadir para ofrecer una mejor experiencia a nuestros asegurados. Este tipo de productos están especialmente pensados para agencias de viaje que disponen de un producto basado en estancias y que quieren aportar un valor añadido en cuanto a asistencia y gastos de anulación