El éxito en la organización de cursos de idiomas en el extranjero depende de muchos factores, algunos de ellos dependen del propio organizador como pueda ser escoger el centro de estudios, que la residencia o familia de acogida sean los apropiados. Otros factores se escapan a la voluntad y buen hacer del organizador, factores que no se puede controlar, pero que si se pueden prever y asegurar.

Tener previstos los posibles contratiempos que puedan sucederle al estudiante es posible gracias a seguros con garantías y límites específicos en función de la duración del viaje y destino.

En NEW RISK valoraremos estos factores y diseñaremos el producto que se mejor se adecue a las necesidades de cada estudiante.