¿Cuántas veces habrías consultado un abogado y no lo has hecho porque no conoces a ninguno o porque crees que el coste de contratar uno debe ser muy elevado?

¿Estás protegido si vulneran tus derechos?

¿Te has caído porque la acera estaba en mal estado?

¿Has oído alguna vez que ha caído una maceta de un balcón o terraza y ha hecho daño a un peatón y éste demanda al propietario o inquilino del piso?

¿Quién te defiende si vas en bicicleta y atropellas a una persona que cruzaba la calle por donde no podía hacerlo?

¿Qué hacer si en tu comunidad de vecinos toman una decisión con la que tu no estás de acuerdo?

¿Has comprado algo que a los pocos días se ha estropeado y en la tienda donde lo compraste no te lo han querido cambiar?

Disponer de un seguro de Defensa Jurídica y Reclamación de Daños es indispensable y muy económico, contarás con un equipo de abogados que defenderán tus derechos o reclamarán por los daños que te hayan ocasionado a ti o a tu familia.

Además puedes contratar garantías opcionales para asuntos laborales, para cuestiones financieras y bancarias, separaciones o divorcios, etc.