Arrendar una vivienda se ha convertido en un dolor de cabeza para muchos propietarios por el miedo a que los inquilinos dejen de pagar las rentas mensuales, así como por los desperfectos que puedan ocasionar al inmueble por actos vandálicos. Estas causas generan inseguridad jurídica e indefensión frente a una posible situación de reclamación de impagos, posibles desahucios, etc.

Ya no hay razón para dejar de arrendar tu inmueble, desde NEW RISK te proporcionamos un seguro a medida incluyendo garantías de IMPAGO de las rentas mensuales, los desperfectos ocasionados al inmueble por los arrendados, defensa y reclamación de daños, etc.

Sácale el máximo rendimiento a tu inversión y olvídate de los problemas.